El sitio utiliza sus propias cookies técnicas, las cookies de terceros analíticas anónimas y las cookies de terceros que podrían ser utilizadas en aplicaciones para crear perfiles: al acceder a cualquier elemento/área del sitio que no sean los banners de publicidad, usted autoriza la recepción de las cookies. Si usted quiere saber más o negar su consentimiento al uso de las cookies, haga clic aquí.

Estar bien para trabajar bien: la importancia del bienestar empresarial

Si hay algo que caracteriza estos años, es el ritmo cada vez más rápido al que nos estamos acostumbrando a asistir a los cambios. La transformación es constante y generalizada, y el mundo del trabajo está implicado en ella de una manera extraordinariamente significativa, con consecuencias no siempre positivas desde el punto de vista de la salud y el bienestar empresarial. Pero la importancia del bienestar para la productividad es ahora una realidad universalmente reconocida, y por esta razón las empresas se esfuerzan cada vez más para hacer coincidir el trabajo con el bienestar empresarial.
Cuando se trata del impacto (negativo) de los cambios en la salud de las personas, la tecnología es el primer sospechoso. De hecho, no hay nada que nos haya hecho cambiar de opinión en cuanto a las posibilidades de trabajar de forma no tradicional, por ejemplo, desde casa o desde los hábitos y estilos de vida como la revolución digital. Si se piensa en el trabajo, éste se produce inmediatamente de forma remota en un contexto que no es el clásico de la oficina, además del evidente impacto que los desarrollos tecnológicos han tenido en muchos sectores desde un punto de vista más estrictamente técnico. Esto ha ido acompañado de una búsqueda cada vez mayor de flexibilidad, que en parte ha podido lograrse gracias a la tecnología y, por supuesto, los efectos imponentes de la globalización no pueden dejar de mencionarse.
Todo esto ha producido un significativo incremento de la tendencia a estar siempre en marcha, es decir, la propensión a desdibujar la frontera entre el tiempo de vida y el tiempo de trabajo hasta el punto de hacerla desaparecer casi por completo, encontrándose siempre disponible, sin nunca "separarse" completamente del trabajo. Claramente, esta situación plantea una serie de problemas de salud que no se pueden pasar por alto, y mucho menos en este momento de gran sensibilidad a los problemas de bienestar.

Bienestar empresarial: salud y productividad

Tanto los expertos y profesionales de la salud como los que trabajan en el lugar de trabajo lo subrayan cada vez con más frecuencia: la salud es un concepto multidimensional, cuyos muchos aspectos se encuentran en profunda y mutua interconexión. El bienestar físico no puede considerarse aparte del bienestar mental, por ejemplo, sino que también deben tenerse en cuenta las dimensiones sociales, como la calidad de las relaciones y la situación financiera, a la hora de evaluar el estado de salud de una persona o de un grupo. Es precisamente esta concepción holística del bienestar la que sustenta los programas que llevan a cabo un número cada vez mayor de empresas para mantener sus recursos en óptimas condiciones, garantizando así un buen nivel de productividad.
No es casualidad que Apple haya identificado el autocuidado en los últimos meses de 2018 como la "tendencia del año", lo que indica, por un lado, la creciente atención de las personas a su salud, generalmente entendida, y, por otro, la respuesta de las organizaciones a las nuevas necesidades que de ella se derivan.
En general, la dimensión del autocuidado está entrando en el mundo del bienestar corporativo a través de estrategias para ayudar a manejar el estrés y fortalecer la autoestima y la confianza en sí mismo. Las prácticas de atención plena se están convirtiendo, especialmente en las grandes organizaciones, en una parte integral de la experiencia laboral, mientras que la personalización de la oferta de tratamientos y servicios, alimentada tanto por la tecnología como por la implicación directa de las personas a través de la co-creación de los propios servicios, la consigna del bienestar en el trabajo.
Incluso las políticas corporativas se orientan cada vez más hacia el Wellness, por ejemplo, a través de directivas que invitan a la desconexión más allá de determinadas horas, y las empresas que cultivan el objetivo de atraer a profesionales jóvenes y bien formados se preparan para llevar servicios y experiencias de bienestar, como gimnasios y spas, directamente a los espacios de la organización, para hacer del lugar de trabajo un lugar diseñado para hacer sentir bien a las personas, desde todos los puntos de vista.

La importancia del sueño

Entre las principales "víctimas" del estilo de vida "siempre en marcha", el sueño debe ser indicado, que a veces se abandona sin tener en cuenta, sin embargo, la importancia que esto tiene tanto para el bienestar como para la productividad. De hecho, las habilidades de aprendizaje y concentración están profundamente condicionadas por la calidad del descanso, así como por los niveles de creatividad, propensión a la participación y percepción de la satisfacción personal. La falta de sueño, por otra parte, está relacionada con la inestabilidad emocional y, en casos de privación grave y prolongada en el tiempo, con problemas físicos como las enfermedades cardíacas, la obesidad y la diabetes.
Por este motivo, la importancia de crear una cultura del sueño primero y luego del trabajo se está señalando desde muchos sectores, lo que puede verse facilitado por los entornos de trabajo muy expuestos a la luz natural y por la predisposición de los entornos diseñados para el descanso, como las denominadas "salas de descanso", pero también por la limitación de la posibilidad de recibir mensajes de correo electrónico de trabajo durante las horas no laborables, como se ha mencionado anteriormente, y por la reducción del acceso al café a las horas de la mañana solamente.
Finalmente, un aspecto que se está discutiendo ampliamente en el contexto del bienestar corporativo es el de la salud mental y el bienestar. Animar a las personas a cuidar esta dimensión de su salud, así como cuidan su salud física, es el objetivo de un número cada vez mayor de programas destinados a liberar la salud mental del estigma del que siguen siendo víctimas.

Invitar a las personas a hablar abiertamente sobre sus percepciones y sentimientos en el lugar de trabajo, darles la seguridad de estar en un entorno seguro, proporcionarles información sobre temas de salud mental, y proponerles oportunidades de aprendizaje son sólo algunas de las acciones que pueden emprender las empresas para garantizar que las personas que trabajan allí no descuiden este factor determinante.

/related post

Entrena con Technogym

Technogym, empresa líder en el sector digital, ofrece numerosas soluciones para entrenar en casa o ...